Cuentas contables: concepto y clasificación

octubre 16, 2015 | Finanzas

Las cuentas contables son instrumentos de operación donde se asientan los activos (cuentas por cobrar), los pasivos (cuentas por pagar) y el capital de una empresa (flujo de caja). De manera que estas reflejan los aumentos y la disminución que tiene una institución.

Las principales características de las cuentas contables son:

-Poseen un nombre, contenido y un código en la parte superior para diferenciarse de las demás.

-Describen  la fecha en la que se realizó la operación.

-Describen  el concepto del pago.

-Reflejan  el monto a pagar.

-Registran la cantidad, en caso de que haya un abono o un crédito. -Señalan el monto restante, en caso de no haber completado el total.

-Describen  el libro de contabilidad de donde proviene la operación que se está realizando.

Entre las herramientas que se utilizan para hacer estos registros de datos están.

1-Libros empastados.

2-Libro de hojas movibles.

3-Tarjetas sueltas.

4-Sistemas de tarjetas o cintas para computadoras.

Las cuentas contables se clasifican en:

a) Cuentas reales: este tipo de cuenta está compuesta por los activos, los pasivos y el capital de la empresa, es decir, las cuentas que representan lo que tiene una empresa en un momento dado. Lo que posee, lo que debe, y lo cual puede ser comprobado por el bien o por el documento existente.

b) Cuentas nominales: son cuentas temporales. Estas permanecen abiertas lo que dura el ejercicio contable de la empresa. Las cuentas nominales se crean en cada ejercicio de la empresa para registrar los ingresos, costos, gastos, pérdidas y en consecuencia poder determinar los resultados obtenidos por la empresa en ese ejercicio.

c) Cuentas mixtas: son aquellas cuentas cuyo saldo en una fecha determinada está formado por una parte real y otra parte nominal.

d) Cuentas de orden: son aquellas cuentas que controlan ciertas operaciones o transacciones que no afectan el activo, pasivo, patrimonio o las operaciones del periodo. Se caracterizan por denominarse tanto la deudora como la acreedora de igual forma, pero con la diferencia de que a la cuenta acreedora, se le agrega el sufijo per-contra.